Conformación del Grupo de Estudios sobre Reforma Política en América Latina (GERPAL),

Grupo de Estudios sobre Reforma Política en América Latina (GERPAL). Coordinadora: Dra. Ariadna Gallo (IEALC/CONICET)

Presentación

El Grupo de Estudios sobre Reforma Política en América Latina (GERPAL) tiene como objetivo indagar acerca de las reformas político-institucionales propuestas, debatidas y/o formalizadas en el subcontinente durante las últimas décadas, considerando centralmente la dimensión social, es decir, aquella relativa a los actores sociales y políticos que gravitaron en cada uno de los procesos. Desde una perspectiva que articula las disciplinas de la Ciencia Política, la Sociología y la Historia, este grupo se propone analizar los cambios instrumentados en los distintos países de la región en lo referente a sus instituciones de representación formal, tanto aquellos que cuajaron en modificaciones en el orden constitucional como los que se restringieron a enmiendas en la legislación en materia electoral y partidaria. Todo esto partiendo de la premisa de que las reglas de juego institucionales son producto de una determinada correlación de fuerzas, son funcionales a los intereses de la mayoría política que las promueve y están estrechamente asociadas a las necesidades políticas de su época.

El período de análisis estará dividido en dos fases: por un lado, la etapa denominada “pos-neoliberal”, iniciada entre fines del siglo XX y principios del siglo XXI, y, por otro, el momento actual, marcado por la irrupción de gobiernos de origen empresarial neoliberal. Efectivamente, con la emergencia de los gobiernos “pos-neoliberales” se instaló una agenda de reforma política, mediante la cual se apuntaba teóricamente a revertir el proceso generado en la etapa previa, cuyas secuelas no sólo eran observables en el terreno socioeconómico, sino también en el plano político-partidario, habiendo redundado en la implosión de los sistemas de partidos y el quiebre en los lazos entre los actores representantes y sus bases constitutivas. En consecuencia, las reformas emprendidas durante esta etapa tuvieron como norte la recuperación de la centralidad del Estado (el cual asumía para sí una responsabilidad en la vida político-partidaria y en la regulación y control de los procesos eleccionarios); el fortalecimiento del Poder Ejecutivo y de la figura presidencial, fomentando la presencia de liderazgos concentradores, y la incorporación de herramientas de participación popular; aunque dejaron sin atender cuestiones clave (por ejemplo, aquella relativa al vehículo apropiado para ejercer la representación política, es decir para vincular a las bases sociales con los aspirantes a cargos de poder). En algunos países, esto se tradujo en la concreción de reformas constitucionales de tinte refundacional (Venezuela, Bolivia y Ecuador), en otros casos, en la sanción de leyes de reforma política, concernientes básicamente a las normativas electorales (Argentina, Chile) y en otros países, la cuestión de la reforma se colocó en agenda y fue debatida, aunque no terminó de implementarse formalmente (Brasil, Perú). No obstante, cabe marcar el bajo nivel de arraigo que adquirieron muchas de las modificaciones efectuadas, lo cual dio lugar a la pronta apertura de una nueva agenda de reformas en el período subsecuente.

En efecto, en la actualidad, en un contexto de derechización del mapa político continental (ejemplificado con los casos de Argentina, Brasil, Chile, Perú), se han instalado nuevas propuestas de reforma institucional que, como regla general, reposan sobre una visión tecnocrática de la política y tienden a propiciar teóricamente la defensa de principios de democracia liberal procedimental (en contraposición a los caracteres concebidos como populistas, propios de la etapa precedente). Efectivamente, bajo los actuales gobiernos –caracterizados por su perfil apartidario y su ausencia de base popular concreta- los proyectos de reforma en materia político-electoral se orientan a reducir la injerencia del Estado en términos de regulación y control, a minimizar la influencia de sectores políticos otrora mayoritarios y a modificar cuestiones de carácter técnico so pretexto de agilizar el momento eleccionario, cuya finalidad central es reducir el involucramiento de los actores participantes.

Ahora bien, la intención del GERPAL es pasar revista por las múltiples dimensiones que han sido objeto de reforma en los últimos años, no solo evaluando su impacto en la estructura institucional de cada país, sino poniendo particular foco en las motivaciones concretas de los actores políticos que las llevaron a la práctica y en los intereses sociales que éstos procuraban defender; para luego indagar acerca de la congruencia entre dichas finalidades y los efectos reales de los cambios efectuados.

Así, teniendo en cuenta el objetivo planteado, la labor de este equipo se llevará a cabo mediante los siguientes pasos:

  1. Identificación y análisis de los elementos constitutivos de las reformas o propuestas de reforma elaborados en los últimos años, tanto de modo diacrónico (diferenciando los dos períodos demarcados), como sincrónico (las que se dieron simultáneamente en diversos países). Dentro de ellas, se establecerá la siguiente distinción:
  2. a.Reformas en el sistema electoral. Se considerarán fundamentalmente los siguientes elementos: fórmula de elección presidencial; duración del mandato presidencial; reelección presidencial; sistema electoral utilizado para elecciones parlamentarias; fórmula de conversión de votos en escaños; pisos y umbrales; estructura del voto e instrumento de votación; cupos y cuotas; ampliación de participación electoral de grupos excluidos.
  3. b.Reformas destinadas a incorporar mecanismos de democracia directa y herramientas de participación ciudadana. Por ejemplo, consulta popular, referéndum o plebiscito; iniciativa popular, referendo de revocatoria de mandato.
  4. c.Reformas en las organizaciones partidarias. Se contemplarán estos elementos: financiamiento (público, privado, mixto), selección de los candidatos (incorporación de métodos electivos -partidarios o no partidarios- de nominación de candidatos).
  5. d.Reformas de los organismos de control. Se considerarán fundamentalmente los siguientes ítems: Autoridad de aplicación en materia electoral, regulación de campañas electorales, igualación de los canales de transmisión de las propuestas políticas, acceso equitativo a medios de comunicación masiva, obligatoriedad de debates presidenciales.
  6. Organización y recategorización de cada uno de los puntos abordados previamente, en función del contexto político en el que se propusieron o implementaron, determinando qué fuerzas partidarias los impulsaron y/o respaldaron, buscando establecer cuáles han sido las motivaciones políticas reales de los actores que promovieron determinados cambios en la estructura institucional o en las reglas que conciernen a la competencia entre partidos. Por ejemplo: fortalecimiento de liderazgos (generalmente buscado con aquellos cambios destinados a robustecer la figura presidencial, vg., reelección inmediata, elección directa, doble vuelta electoral), apertura de la competencia partidaria (incorporada para dar una solución a disputas de poder interno en los partidos o coaliciones), pisos y umbrales (incluidos para excluir competidores y/o fomentar la construcción de coaliciones coyunturales), incremento de las instancias de participación de la ciudadanía (propiciadas por fuerzas que gozaban de apoyo popular), fortalecimiento de sectores organizados a través de cupos y cuotas (ídem anterior), introducción de tecnología al proceso eleccionario (impulsada factiblemente por fuerzas políticas con la capacidad técnica para controlar dicho proceso), reconfiguración de los distritos electorales o “redistritado” (propuesto, por lo general, por sectores políticos que controlan bastiones electorales y pueden reducir el peso de potenciales competidores), cambios en la fórmula de elección parlamentaria (ídem anterior). A estos aspectos se suman otras cuestiones fundamentales que serán abordadas y clasificadas apropiadamente a lo largo del trabajo en equipo.
  7. Evaluación del impacto real de las modificaciones analizadas, de su potencial para resolver las falencias que se buscaba enmendar mediante su incorporación, de los subproductos no deseados de su implementación y de las consecuencias acarreadas por combinaciones particulares entre ellas; identificando sus efectos sobre la distribución del poder político y dando cuenta de los actores políticos y sectores sociales específicos que resultaron beneficiados y perjudicados a partir de los cambios registrados durante cada uno de los períodos de estudio.

 

E-mail de contacto:  grupogerpal2018@gmail.com.

 

Deja un comentario