Declaración de apoyo a la “Minga por la vida, la defensa del territorio, la justicia y la paz” del suroccidente colombiano

El Instituto de Estudios sobre América Latina y el Caribe de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (IEALC, FSOC, UBA) apoya a los pueblos indígenas y a los campesinos del suroccidente colombiano, asentados en la vía Panamericana para reclamar el respeto a la vida y a sus territorios frente a las amenazas de los sectores armados y a los planes extractivos de las empresas multinacionales.

Desde la firma de los acuerdos de paz entre el Estado colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo (FARC-EP), se han registrado 482 asesinatos de líderes sociales en Colombia, según datos del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz. Las principales víctimas son líderes campesinos, ambientalistas y comunales, seguidos por líderes indígenas.

Varios de estos crímenes se articulan con los conflictos por la tierra y el territorio y con la defensa de la autonomía y del gobierno propio de las comunidades indígenas, elementos contemplados en la Constitución Nacional de 1991 y en sucesivas legislaciones. Los indígenas y los campesinos movilizados sostienen que estos conflictos se han profundizado con el modelo de agronegocios y con la minería a gran escala, procesos que vulneran el derecho a la consulta previa y amenazan la integridad ecológica y social.

En el marco de la “Minga por la vida, la defensa del territorio, la justicia y la paz”, iniciada el 12 de marzo, se han producido hechos de enorme preocupación, como la muerte de ocho manifestantes en Dagua, Valle del Cauca, el pasado 21 de marzo, en un episodio que las organizaciones que se encontraban en el lugar han catalogado como un atentado, y el fallecimiento, dos días antes, de un policía en la Panamericana.

Desde nuestro instituto instamos al gobierno a evitar el uso de la fuerza para no lamentar más muertes y nos pronunciamos por el diálogo político y social entre el presidente y los sectores movilizados.

IMAGEN: Fernando Botero “Masacre de Mejor Esquina”(1997)